El día que tenga tiempo construyo una catedral.

Muchos días desde la ultima entrada en el blog. Muchas cosas que contar desde entonces. Estoy saliendo menos a correr, mucho menos de lo que me gustaría. El tiempo no está de mi parte, y no no me refiero al climático, que tampoco, sino al bien mas preciado del siglo en el que vivimos y que tanto escasea en mi vida. La media ya se ve a lo lejos y ni de lejos me veo corriéndola este año. Pero de momento iremos paso a paso y ya veremos cuando vaya llegando el momento qué es lo que hacemos y como estoy de preparada.

La ultima salida me encantó. Fue Rocío la que nos enseño el camino y es increíble que tengamos tan cerca rutas tan bonitas aún por descubrir. Mucho campo, mucho terreno de tierra ideal para nuestras rodillas y si ahora nos gustó, seguro que en primavera nos encantará. Estoy deseando poder repetirla, pero esta vez hemos pensado ampliarla y hacerla con luz, a diario es bastante complicado encontrar el tiempo necesario para hacerlo antes de que la noche nos caiga encima y tendremos que esperar a encontrar el momento mas adecuado.

wp-image-748209510jpg.jpg

He abandonado mi libro, “Run con limón”. No lo he terminado, ni siquiera he llegado a la mitad. Se me atragantó casi desde la primera página. Mira que el titulo me seducía, pero fue empezar y ver que ese libro no era para mí. Lo volví a intentar en varias ocasiones, pero me enredaba en datos, fechas, ciudades, corredores… mucha historia sobre el running y, eso no es exactamente lo que iba buscando en mi lectura.

Lo que sí he empezado han sido mis clases de patinaje. En algún momento tenía que quitarme esa espinita que se me clavaba mas hondo cada año. Y es que, deportivamente hablando, debo estar pasando la crisis de los 30, los 40 y alguno mas al mismo tiempo. Cuando corremos por el carril y veo la destreza de los patinadores me quedo embelesada y, a veces,  me he descubierto  girando la cabeza casi como la niña del exorcista por mirar como patinan. No sé si llegaré a patinar como ellos, pero lo quiero intentar. Ahora sé que cualquiera es capaz de hacer lo que se proponga, lo mismo sin estilo, lo mismo ni bonito, pero sé que igual que pude correr una media, seré capaz de ponerme unos patines en casa y llegar a recorrer unos kilómetros solventando la dificultad de alguna cuesta o algún bordillo, es cuestión de constancia, y cabezota soy un rato.

No puedo dejar esta entrada en el blog sin contar también la experiencia de mi paso por una disciplina completamente desconocida para mi. Se  podría decir que fui invitada a una clase de taichi y aunque todos creemos saber en qué consiste, me sorprendí  al descubrir que no se trata de unos ejercicios pensados para la relajación, sino de un arte marcial en toda regla, donde lo que se persigue es combatir al adversario utilizando la fuerza que este ejerce sobre nosotros y poder dirigirla en su contra. Evidentemente una clase no da para mucho, mas bien para casi nada, pero me gustó mucho la experiencia y he de agradecer la paciencia del profesor y la atención que me presto en todo momento.

Vamos que para no tener tiempo para correr no he parado. Lo dicho, el día que tenga tiempo construyo una catedral.

Publicado en Día de descanso, Día de entreno | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Carrera del Roscón

 

cartel3

Empezamos año y estrenamos calendario de carreras. La de hoy, la del Roscón.

Empecé esta entrada describiendo un poco como ha sido la experiencia del día, que era una carrera pensando en David, en acompañarle junto a sus amigos de clase pero que la empezamos  sin el. Empecé diciendo que nos despistamos al comienzo y no encontramos al resto del grupo en la linea de salida, empecé explicando que la carrera era familiar, que el recorrido muy llano y muy cómodo, que la distancia era ideal para los chavales… pero la verdad, es que después de darle vueltas, lo mas justo para describir como ha sido la carrera es simplemente diciendo que me ha parecido una pasada disfrutarla con estos supercorredores que son los niños.

Mientras los mayores nos rallamos con el ritmo, con nuestras sensaciones en carrera, con los problemas que nos pueden dar las piernas o el perfil del recorrido , ellos sólo se preocupan de lo que hay que hacer, correr.

Cada uno tomó su ritmo desde el principio  y así, cada uno hizo de la carrera la suya propia acabando en puestos muy diferentes pero todos con una sonrisa y la satisfacción de haber llegado a meta.

David, por su parte, me alcanzó a mitad del recorrido y de verdad que me encanta verle correr, lo hace muy bien, muy constante en el ritmo, muy concienciado con su objetivo, muy dosificado. Pero todos los niños me han sorprendido, porque todos acabaron los 4 kilómetros y medio dejando claro que querer es poder.

Es estupendo como empujan las nuevas generaciones y que tengan ganas de levantarse temprano un domingo, con un frío que a lo que invitaba era a quedarse en casa y hacerse unos kilómetros nada menos despreciables para su edad es, sin ninguna duda, impresionante. Y todo esto, sin ninguna queja, sin un pero, sólo ganas de pasarlo bien.

Ha sido nuestro primer Cross del Roscón pero creo que después de ver a David disfrutar con sus amigos, no será el ultimo.

 

 

Publicado en Carreras populares | Etiquetado , , | 2 comentarios

Mi San Silvestre 2016

Todo el mundo que corre piensa en acabar el año con unas zapatillas puestas. Correr la San Silvestre Vallecana es una de las citas ineludibles en el mundo de los corredores, porque aunque a lo largo del año hay innumerables carreras de todos los tipos y colores y  adaptadas a todo tipo de personas, la San Silvestre, sin duda, es la carrera por excelencia del último día del año.

Yo, nunca he barajado la posibilidad de correrla. Digo nunca como si llevase toda la vida corriendo y, en realidad, soy una principiante en este mundillo. Pero de alguna manera quería hacer mi propia San Silvestre y así lo he hecho en el año que acaba de terminar.

No quería correr con prisas. Acabar el año con un poco de tranquilidad no estaría mal después de estos días locos que trae la Navidad,  así que me levanté tranquila, evitando el golpe de despertador, y aunque me calce mis zapatillas pronto, no fue hasta ya acabada casi la mañana cuando salí. En mi cabeza solo pasaba la idea de realizar mis 10 kilómetritos de rigor. Eso sí, de una forma muy relajada. Planifiqué el trayecto el día anterior para tener la certeza de que el recorrido me facilitase llegar a la distancia oficial y no tener que improvisar a última hora. La mañana despertó fría y según la predicción levantarían las nubes, que asustaban a primera hora. Pero a las una de la tarde el sol aún no asomaba y ni mucho menos parecía que fuese a calentar.

img_20161231_133514

Correr sola no me gusta, y menos en un día como este. Echo de menos a mi otra mitad (nunca se como llamarte, eres tantas cosas para mi…) pero así son las cosas, y aunque no nos guste estar separados, no queda mas remedio que intentar llevarlo bien, aunque a veces cueste tanto.

Mucho frío, ¿lo he dicho, verdad? pero es que era increíble el frío que hacía.  Hasta por lo menos la mitad del recorrido no he empezado a sudar y los guantes que normalmente me molestan para correr, han sido mis compañeros casi hasta el final. La música amenizó la carrera, incluso acabé cantando en la bajada de la Avenida de Luis Aragonés sorprendiendo a la poca gente con la que me cruzaba ya a esa hora, pero era fin de año y había que correr con ánimo, a fin de cuentas lo que estaba haciendo era una carrera y yo en carrera me comporto un poco así, dejándome llevar por las sensaciones, olvidándome de todo excepto de disfrutar corriendo.

img_20161231_134735

Evidentemente ha habido diferencias con respecto a la carrera oficial. Algún parón para fotos, algún semáforo y el avituallamiento no venía en botella de plástico. Una fuente hizo que recargase pilas y he de decir que beber con ese frío de una fuente es de lo más gratificante, recordándome a los arroyos que discurren por la sierra.

No me preocupé mucho del ritmo y cuando acabé lo hice satisfecha no sólo por haber terminado los 10 sino también por haberlo hecho en un tiempo nada despreciable teniendo en cuenta tanto parón.

Llegar a casa, pegarse una ducha y dedicarse unos huevos fritos con patatas fue mi original bolsa de corredor.

FELIZ AÑO 2017.

img_20161231_142651

 

Publicado en Carreras populares, Día de entreno | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Carrera Papa Noel 2016

img_20161217_083056

Ayer volvimos a disfrutar de la carrera de Papa Noel, una carrera que hemos convertido en tradición. Con ella damos nuestro particular pistoletazo al comienzo de la Navidad, porque aunque  en las calles ya se respira ambiente de fiesta, estos últimos años vestirnos de Papa Noel y Elfos es la señal que nos indica que la Navidad ya está aquí.

Pero hoy no seré yo quien explique como lo hemos hecho ni las sensaciones que hemos experimentado, imitaré el buen hacer de Papa Noel y recurriré a mis Elfos para que sean ellos los protagonistas de mi entrada en el blog.

img_20161217_101101-1Hola, soy Ana y hoy os voy a contar mi experiencia en la carrera de Papá Noel.

Me desperté a las 7 de la mañana para empezar a prepararme, estaba muy ilusionada porque sabía que el día iba a ser mágico por muchos motivos ;). Cuando llegamos, vimos a un montón de Papá Noeles preparados para salir y dar lo mejor de sí mismos. Nos colocamos en posición y estuvimos esperando. La espera no se hizo muy larga, ya que tiraron nieve falsa, pusieron canciones, nos hicimos selfies…etc. Y al fin llegó el momento de salir. Los primeros 3 km fuimos bien, yo un poco cansada. Cuando tocamos el km 4º sentí mucho mareo y me costaba coger bien el aire. Mi padre me decía que parase pero yo no le hice caso por una razón, no quería acabar la carrera rendida, así que continué. Cuando llegamos a meta me sentí muy aliviada pero seguía encontrándome mal. Me tomé un Aquarius y un bollito riquísimo y poco a poco fui a mejor.

Le debo unas gracias gigantescas a mis acompañantes: Mabel, Jose y David porque aunque estuve muy negativa, ellos seguían animándome y apoyándome.

Al final yo creo que lo hicimos muy bien y superamos nuestra anterior marca. 36 minutos para 6 km aprox.

img_20161217_101109-1Hola, soy David y aunque no tengo claro lo que voy a escribir, os intentaré contar cómo viví la carrera.

Este año lo he pasado mucho mejor que el anterior. La otra vez empecé a sufrir desde el minuto 1, pero ayer, a pesar de que hice peor tiempo, me sentí muy a gusto corriendo. En los tres últimos kilómetros empezamos a correr mi madre y yo juntos y a mi ritmo, íbamos conversando y animando a los demás.

En medio de la carrera un periodista nos paró y nos pidió que cantásemos un villancico y fue muy gracioso. Espero que nos saquen en televisión.

Como me quedo sin recursos y sin anécdotas, voy a despedir el blog. Hasta la próxima.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Publicado en Carreras populares | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Otra al saco de las carreras

Día postcarrera. ¿Y qué pasa el día postcarrera? Subidón.

Se me olvida cual es la sensación en carrera, lo que me gusta compartir mi respiración forzada, mis gritos de animo, el sonido de mis pisadas con el del resto, se me olvida que me gusta, que me dan aliento en mis momentos complicados, que me dan fuerza y me reactivan.

Nervios la noche anterior. Sueños enredados con la preocupación de qué es lo que me deparará el recorrido, qué sentiré en mis 10 kilómetros, cómo llegaré, si acabaré satisfecha del esfuerzo del que no soy consciente mientras corro. Porque en carrera no hay reloj, en carrera sí me muevo por sensaciones, si puedo tiro y sino… también, o al menos lo intento.

Despertamos en un día lluvioso, el sol se fue hacia otra carrera el domingo, hacia otra que no estaba ni mucho menos cerca. Finalmente nos respetaron las nubes. En cuanto salí a la calle mi actitud fue positiva. Esta vez eramos tres los que salíamos desde el mismo portal para vivir la experiencia juntos. Pronto veíamos a los compañeros desconocidos del día, todo el mundo con sonrisas y expectativas y la música sonando al fondo que no sabes si te anima a correr o a ponerte a bailar. Un poco de trote para quitarnos el frío, algún selfie y nos colocamos en la salida, evidentemente no muy cerca del arco para no molestar a los grandes, a los que se miden con una vara que no es la nuestra. Se oye el pistoletazo de salida y al momento nos vemos corriendo. No pensar, no pensar.

Empezamos cuesta abajo. Eso siempre ayuda, cogemos ritmo enseguida, nos buscamos hueco y tiramos para adelante. Decido no mirar atrás, sé que mi compañera me seguirá, estoy convencida de que hará una carrera estupenda, sé que puede. Delante, como siempre, el que más confía en mí, mi guía, el que más me aguanta antes de la carrera, al que más hago sufrir con mis miedos.

No llevamos dos kilómetros cuando aparecen las primeras manos amigas, pequeñas manos que hacen que corramos con una sonrisa, con la responsabilidad de llegar a meta para volver a verlos allí.

El recorrido no es difícil, lo visualizo en mi mente, sé donde debo dejarme caer y ahorrar energía para gastarla en las subidas. Enfilamos Arcentales y enseguida vemos a los primeros de carrera que ya van en sentido contrario. Es una maravilla verles correr, ¿o acaso vuelan?

Kilómetro 6. Mi guía mira hacia atrás, nos busca con la mirada, sabe que vamos bien, pero también que empieza subida y mi ritmo sera más lento. Durante otro kilómetro más vigila, está pendiente, como siempre, pero le veo desde más lejos cada vez, noto su zancada más larga, más dinámica, más alegre, sé que se aleja y me gusta, quiero que viva su ritmo durante los siguientes kilómetros y sé que estará en meta. Concentro mis fuerzas en seguir corriendo hacia arriba, noto mis piernas más lentas pero enseguida veo el final de la cuesta y entonces recupero, mi cuerpo va bien, mis piernas vuelven a ser mías, me animo mentalmente, en voz baja. Y, casi sin darme cuenta empezamos a bajar, tramo solitario, solo el sonido de los corredores, el de los pies golpeando el asfalto, las respiraciones de los demás y la mía propia. Silencio que rompo intentando dar color al tramo, intentando sacar fuerzas para mí y para el que este cerca y lo necesite. Sé que no queda mucho y sé que llego, no sé si bien o mal pero me siento fenomenal.

Y entonces vuelvo a oír voces que gritan mi nombre. Esa niña que siempre sabe como animar, que me dice que ya llego, palmeo su mano y la del pequeño Samuel y ya veo el arco de entrada.

Entro en meta. Otra carrera hecha, otra meta alcanzada. Otra marca que apuntar en mi historial.

¿Como voy a dejar de correr? Imposible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Publicado en Carreras populares | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

“Off” también comparte espacio

Salida para romper barrera psicológica antes de la carrera del domingo.

Pues la he roto. De hecho la he destrozado, vamos que me la he cargado completamente. Y es que, “Off” también comparte espacio con un nuevo botón que encontré en mi mente, “quehagoyointentandosuperarmesiestoesimposible”.

He empezado bien, prometo que mi intención hoy era aumentar ritmo, hacer el recorrido, que además hoy era corto, pensando en la carrera, en la que llega y en las que ya he realizado y que han hecho que me guste correr con un dorsal y compartirlo con un montón de personas desconocidas. Pero antes del kilómetro 1 me he vuelto a bloquear.

Las cosas que se me han pasado por la cabeza han sido muchas y todas dañinas, ¿Qué pretendo?, Esto no es lo mio, ¿de que me sirve superarme a mi misma?¿Por qué me apunto a carreras populares?, ¿Que saco yo de todo esto? Las respuestas, miles, pero la mas clara y la que mas bombardeaba mi cabeza era que aquí se acaban las carreras, que aquí se acaba correr con un reloj y mirar como acabo cada jornada de running, que aquí se termina correr para sufrir, que este no es el objetivo, que debo buscar hacer de esto un disfrute, que no gano nada con intentar correr más rápido. Es estresante.

Y con estas me volví a casa, así que ahora lo que toca es pensar. Colocar todo esto, darle forma a mi intención de seguir corriendo y saber cómo y porqué quiero o no quiero seguir.

La primera de las conclusiones es que quiero correr yo. Quiero correr como a mi me salga, quiero correr por sensaciones, como dicen por ahí. Si quiero ir más rápido iré y si quiero ir más lenta lo haré. Quiero meterme en la ducha después del entrenamiento y estar contenta, sentirme bien, y llevo un tiempo que eso no me pasa del todo.

Alguien me ha dicho que lo chulo de corres es disfrutar, que quizá me estoy obsesionando con el ritmo, que esto cuesta y llegar a correr rápido requiere un entrenamiento programado, un entrenamiento que no tengo tiempo de realizar.

No se como me levantare mañana y si en frío veré las cosas de otra manera, pero lo que esta claro es que tengo que cambiar mi forma de ver todo esto. No me hace bien.

Publicado en Carreras populares, Día de entreno | Etiquetado , , , | 1 Comentario

“Enjoy”

Hoy tocaba salida “ranera”. Nos queda justo una semana para la carrera del barrio y había que hacer, al menos, tirada de 10 kilómetros. Apunto he estado de abandonar a mis compañeros. Ganas me han dado de decirles que yo hoy, me quedaba en casa.

Alguna vez he escrito sobre las cosas que una va aprendiendo en esto del correr. Aprendí que no es bueno abrigarse mas de lo necesario porque luego empiezan a sobrar capas, también a no pensar mucho en lo que llevas corriendo y lo que queda por correr… Hoy he aprendido que después de un cocido madrileño y alguna copa de vino, lo mejor es quedarse en casa y ver una buena peli.

Salir de casa ha sido realmente difícil, una fuerza sobrehumana tiraba de mí y me arrastraba hasta el sofá, menos mal que con mi traje de superheroína, mallas de running, zapatillas y camiseta técnica, pude sobrepasar el campo de fuerza y llegar hasta la calle.

Pero al kilómetro dos ya me ha entrado flato, algo que nunca me pasa, y antes de llegar al tres he roto a sudar como si llevase corriendo cuesta arriba media vida.

En mi programador personal hay cuatro posiciones para mis salidas raneras. La primera de las posiciones es un simple “off”, es el único botón que no se pulsa, ese sólo lo usan las circunstancias, ellas son las que tienen poder sobre él, y así, si hay reunión de cole, si la tarde está llena de extra-escolares o si se pone a llover tipo diluvio universal, mi programador personal salta al “off” sin más. La segunda es la posición “alone”, es la que uso cuando salgo sola, por suerte no suelo usarla, porque es una posición que ralentiza mis movimientos y acelera mi parada. La tercera es la que mas me gusta, “enjoy”, es la posición que últimamente me llama más la atención y evidentemente, en la que me encuentro mas cómoda, de hecho hoy la mas adecuada era justo esta y es la que usé durante todo el recorrido, esta es la única que puede compartir espacio con las demás y cuando esto sucede, correr se convierte en el deporte del que muchos hablan, ese que te pone las pilas, te reactiva y hace que tu cuerpo desee salir a gastar zapatilla. La cuarta de las posiciones es la de carreras, “make an effort”, esta la reservo solo para casos de emergencia, cuando hay que tirar del cuerpo si o si.

Lo mejor de la salida de hoy sin ninguna duda ha sido acabar. No daba un céntimo por llegar a cumplir el propósito del entrenamiento, pero finalmente conseguíamos un 10 kilómetros, 800 metros muy dignos, eso si, a un ritmo caracol que representa, a la perfección, el estado físico en el que he corrido hoy.

Espero que dentro de una semana, pueda pulsar los botones tres y cuatro y hacer de la José Cano 2016 otra de mis carreras para recordar.

img_20161113_180057

 

 

Publicado en Día de entreno, Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario