Otra al saco de las carreras

Día postcarrera. ¿Y qué pasa el día postcarrera? Subidón.

Se me olvida cual es la sensación en carrera, lo que me gusta compartir mi respiración forzada, mis gritos de animo, el sonido de mis pisadas con el del resto, se me olvida que me gusta, que me dan aliento en mis momentos complicados, que me dan fuerza y me reactivan.

Nervios la noche anterior. Sueños enredados con la preocupación de qué es lo que me deparará el recorrido, qué sentiré en mis 10 kilómetros, cómo llegaré, si acabaré satisfecha del esfuerzo del que no soy consciente mientras corro. Porque en carrera no hay reloj, en carrera sí me muevo por sensaciones, si puedo tiro y sino… también, o al menos lo intento.

Despertamos en un día lluvioso, el sol se fue hacia otra carrera el domingo, hacia otra que no estaba ni mucho menos cerca. Finalmente nos respetaron las nubes. En cuanto salí a la calle mi actitud fue positiva. Esta vez eramos tres los que salíamos desde el mismo portal para vivir la experiencia juntos. Pronto veíamos a los compañeros desconocidos del día, todo el mundo con sonrisas y expectativas y la música sonando al fondo que no sabes si te anima a correr o a ponerte a bailar. Un poco de trote para quitarnos el frío, algún selfie y nos colocamos en la salida, evidentemente no muy cerca del arco para no molestar a los grandes, a los que se miden con una vara que no es la nuestra. Se oye el pistoletazo de salida y al momento nos vemos corriendo. No pensar, no pensar.

Empezamos cuesta abajo. Eso siempre ayuda, cogemos ritmo enseguida, nos buscamos hueco y tiramos para adelante. Decido no mirar atrás, sé que mi compañera me seguirá, estoy convencida de que hará una carrera estupenda, sé que puede. Delante, como siempre, el que más confía en mí, mi guía, el que más me aguanta antes de la carrera, al que más hago sufrir con mis miedos.

No llevamos dos kilómetros cuando aparecen las primeras manos amigas, pequeñas manos que hacen que corramos con una sonrisa, con la responsabilidad de llegar a meta para volver a verlos allí.

El recorrido no es difícil, lo visualizo en mi mente, sé donde debo dejarme caer y ahorrar energía para gastarla en las subidas. Enfilamos Arcentales y enseguida vemos a los primeros de carrera que ya van en sentido contrario. Es una maravilla verles correr, ¿o acaso vuelan?

Kilómetro 6. Mi guía mira hacia atrás, nos busca con la mirada, sabe que vamos bien, pero también que empieza subida y mi ritmo sera más lento. Durante otro kilómetro más vigila, está pendiente, como siempre, pero le veo desde más lejos cada vez, noto su zancada más larga, más dinámica, más alegre, sé que se aleja y me gusta, quiero que viva su ritmo durante los siguientes kilómetros y sé que estará en meta. Concentro mis fuerzas en seguir corriendo hacia arriba, noto mis piernas más lentas pero enseguida veo el final de la cuesta y entonces recupero, mi cuerpo va bien, mis piernas vuelven a ser mías, me animo mentalmente, en voz baja. Y, casi sin darme cuenta empezamos a bajar, tramo solitario, solo el sonido de los corredores, el de los pies golpeando el asfalto, las respiraciones de los demás y la mía propia. Silencio que rompo intentando dar color al tramo, intentando sacar fuerzas para mí y para el que este cerca y lo necesite. Sé que no queda mucho y sé que llego, no sé si bien o mal pero me siento fenomenal.

Y entonces vuelvo a oír voces que gritan mi nombre. Esa niña que siempre sabe como animar, que me dice que ya llego, palmeo su mano y la del pequeño Samuel y ya veo el arco de entrada.

Entro en meta. Otra carrera hecha, otra meta alcanzada. Otra marca que apuntar en mi historial.

¿Como voy a dejar de correr? Imposible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Publicado en Carreras populares | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

“Off” también comparte espacio

Salida para romper barrera psicológica antes de la carrera del domingo.

Pues la he roto. De hecho la he destrozado, vamos que me la he cargado completamente. Y es que, “Off” también comparte espacio con un nuevo botón que encontré en mi mente, “quehagoyointentandosuperarmesiestoesimposible”.

He empezado bien, prometo que mi intención hoy era aumentar ritmo, hacer el recorrido, que además hoy era corto, pensando en la carrera, en la que llega y en las que ya he realizado y que han hecho que me guste correr con un dorsal y compartirlo con un montón de personas desconocidas. Pero antes del kilómetro 1 me he vuelto a bloquear.

Las cosas que se me han pasado por la cabeza han sido muchas y todas dañinas, ¿Qué pretendo?, Esto no es lo mio, ¿de que me sirve superarme a mi misma?¿Por qué me apunto a carreras populares?, ¿Que saco yo de todo esto? Las respuestas, miles, pero la mas clara y la que mas bombardeaba mi cabeza era que aquí se acaban las carreras, que aquí se acaba correr con un reloj y mirar como acabo cada jornada de running, que aquí se termina correr para sufrir, que este no es el objetivo, que debo buscar hacer de esto un disfrute, que no gano nada con intentar correr más rápido. Es estresante.

Y con estas me volví a casa, así que ahora lo que toca es pensar. Colocar todo esto, darle forma a mi intención de seguir corriendo y saber cómo y porqué quiero o no quiero seguir.

La primera de las conclusiones es que quiero correr yo. Quiero correr como a mi me salga, quiero correr por sensaciones, como dicen por ahí. Si quiero ir más rápido iré y si quiero ir más lenta lo haré. Quiero meterme en la ducha después del entrenamiento y estar contenta, sentirme bien, y llevo un tiempo que eso no me pasa del todo.

Alguien me ha dicho que lo chulo de corres es disfrutar, que quizá me estoy obsesionando con el ritmo, que esto cuesta y llegar a correr rápido requiere un entrenamiento programado, un entrenamiento que no tengo tiempo de realizar.

No se como me levantare mañana y si en frío veré las cosas de otra manera, pero lo que esta claro es que tengo que cambiar mi forma de ver todo esto. No me hace bien.

Publicado en Carreras populares, Día de entreno | Etiquetado , , , | 1 Comentario

“Enjoy”

Hoy tocaba salida “ranera”. Nos queda justo una semana para la carrera del barrio y había que hacer, al menos, tirada de 10 kilómetros. Apunto he estado de abandonar a mis compañeros. Ganas me han dado de decirles que yo hoy, me quedaba en casa.

Alguna vez he escrito sobre las cosas que una va aprendiendo en esto del correr. Aprendí que no es bueno abrigarse mas de lo necesario porque luego empiezan a sobrar capas, también a no pensar mucho en lo que llevas corriendo y lo que queda por correr… Hoy he aprendido que después de un cocido madrileño y alguna copa de vino, lo mejor es quedarse en casa y ver una buena peli.

Salir de casa ha sido realmente difícil, una fuerza sobrehumana tiraba de mí y me arrastraba hasta el sofá, menos mal que con mi traje de superheroína, mallas de running, zapatillas y camiseta técnica, pude sobrepasar el campo de fuerza y llegar hasta la calle.

Pero al kilómetro dos ya me ha entrado flato, algo que nunca me pasa, y antes de llegar al tres he roto a sudar como si llevase corriendo cuesta arriba media vida.

En mi programador personal hay cuatro posiciones para mis salidas raneras. La primera de las posiciones es un simple “off”, es el único botón que no se pulsa, ese sólo lo usan las circunstancias, ellas son las que tienen poder sobre él, y así, si hay reunión de cole, si la tarde está llena de extra-escolares o si se pone a llover tipo diluvio universal, mi programador personal salta al “off” sin más. La segunda es la posición “alone”, es la que uso cuando salgo sola, por suerte no suelo usarla, porque es una posición que ralentiza mis movimientos y acelera mi parada. La tercera es la que mas me gusta, “enjoy”, es la posición que últimamente me llama más la atención y evidentemente, en la que me encuentro mas cómoda, de hecho hoy la mas adecuada era justo esta y es la que usé durante todo el recorrido, esta es la única que puede compartir espacio con las demás y cuando esto sucede, correr se convierte en el deporte del que muchos hablan, ese que te pone las pilas, te reactiva y hace que tu cuerpo desee salir a gastar zapatilla. La cuarta de las posiciones es la de carreras, “make an effort”, esta la reservo solo para casos de emergencia, cuando hay que tirar del cuerpo si o si.

Lo mejor de la salida de hoy sin ninguna duda ha sido acabar. No daba un céntimo por llegar a cumplir el propósito del entrenamiento, pero finalmente conseguíamos un 10 kilómetros, 800 metros muy dignos, eso si, a un ritmo caracol que representa, a la perfección, el estado físico en el que he corrido hoy.

Espero que dentro de una semana, pueda pulsar los botones tres y cuatro y hacer de la José Cano 2016 otra de mis carreras para recordar.

img_20161113_180057

 

 

Publicado en Día de entreno, Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Físico solo en la apariencia

Cada día que corro me doy cuenta de que el único físico que tengo es el de la apariencia. Ando desmotivada desde hace un tiempo y aunque oigo decir a los demás que fui capaz de correr 21 kilómetros, aún me pregunto como lo hice y cada día que salgo estoy más convencida de que aquello, más que una realidad, fue un sueño.

Puedo correr de dos maneras diferentes. Una es despreocupada, mirando a los lados, observando a la gente, disfrutando del color que da el sol si corro de día o de los matices de las luces que iluminan el recorrido si lo hago de noche. Cuando corro así el ritmo no es que no sea importante, es que no existe. Me da igual ir más lenta o más rápida. Pero cuando quiero superarme, cuando lo que deseo es hacerlo mejor que en la última jornada de entrenamiento, entonces me preocupa la postura, miro el reloj cada vez que hay que parar en un semáforo o hidratarse en una fuente, siento que mis fuerzas no acompañan a mis ganas y definitivamente acabo decepcionada. Cuando corro así, el disfrute es el que se queda en un segundo plano. Siempre pienso que encontraré un ritmo en el que me sienta bien, donde pueda disfrutar pero al mismo tiempo acabe mirando el resumen de la jornada con la sensación de haber hecho un buen trabajo. Pero ya llevo tiempo en esto y ese momento no termina de llegar. En vez de ir a mejor voy a peor. Sé que es una cuestión de entrenamiento. Cuando preparábamos la media corríamos más días y más distancia, y parecía que todo era posible, de hecho así fue, lo que era imposible se convirtió en realidad, así que ahora, que ya están cerca las primeras carreras de temporada, espero que cambie mi actitud, que podamos dedicar más tiempo a nuestra afición y que mi mente haga bien su trabajo tirando del resto de mi cuerpo.

Pronto llega la del barrio, la José Cano. Tan sólo quedan unos días y ahí estaremos. El año pasado lo pasé genial animando a desconocidos, pero este año dedicaremos la carrera a nuestra compañera y amiga, Rocío. Será su primera carrera e iremos con ella todo el trayecto. Al menos eso espero, porque con su zancada corta pero llena de ilusión y de ganas, suele dejarme atrás.

 

Publicado en Día de entreno, Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

La liebre y la tortuga

El otro día cambiamos el entrenamiento, abandonamos las rutas a ritmo constante y nos atrevimos con unas series. Tuvimos la gran suerte de poder contar con alguien que sabe de esto y compartimos una tarde lluviosa en una pista de atletismo.

He aprendido varias cosas con este entrenamiento. Una de ellas es que las personas no somos iguales. En principio todos tenemos dos piernas, dos brazos, un corazón, dos pulmones … Pero hoy comprobé que hay poco de cierto en todo esto. Yo sigo el prototipo normal,  pero hay gente q lo incumple completamente. Mi entrenador del otro día corría como si tuviese 6 piernas, respiraba como si llevase cuatro pulmones, pisaba sin talón  y era ligero como el viento. Definitivamente yo soy tortuga, me pesaba el cuerpo como si llevase una casa acuestas y mi zancada era tan corta como seria la del reptil. Sé que no me convertiré nunca en una gran corredora pero lo que si que puedo hacer es ser perseverante y aunque algunas veces, más de las que quisiera, me rindo y acabo el entrenamiento bastante poco satisfecha tengo la intención de ser cabezota con esto e ir superándome aunque sea poco a poco,mientras esa superación llega me limitaré a pasarlo bien  con todo esto.

Cuando Sergio empezó a explicarnos lo que íbamos a hacer me costaba entenderlo, era como escuchar chino mandarín. La medida de tiempo y distancia habitual en la que me muevo cambiaba y eso me descolocaba. ¡Menuda osadía meterme en entrenamientos profesionales! sobre todo porque mi ritmo es lento y las series deberían venir más tarde, cuando el ritmo fuese algo más rápido. Pero no avanzo, me he quedado estancada y me gustaría poder aumentar algo la velocidad.

A partir de ahora y durante el invierno, llegaran carreras que se repetirán de años anteriores, y es imposible no pensar en el tiempo en el que las hicimos y no pretender superarme a mi misma.  De todas formas, no se trata sólo de ganar velocidad, eso espero que sea el resultado final, sino de cambiar la forma de entrenar y hacer algún día algo diferente.

Compaginar series, farlek o cuestas puede hacer el entrenamiento mas ameno y romper con la rutina. La verdad es que me ha encantado lo que hemos hecho. Muchos consejos por parte de mi “personal trainer” del día. Zancada larga, apoyar menos el talón, intentar respirar mejor … parece fácil, pero no lo es. Ya seguir el ritmo suponía lanzar la zancada más allá de lo habitual para mí y, aunque al principio empecé con muchas ganas y con mucha motivación, a medida que pasaba el tiempo me creía morir y acabar los cien o doscientos metros parecía la tarea mas complicada del mundo. El ritmo era una locura, correr al lado de  Sergio sin perderle la pisada no era fácil y al momento comprendí que el entrenamiento seria duro . Poca distancia de carrera  rápida, mínimo descanso entre serie y serie y vuelta a empezar, con el corazón acelerado aún y las piernas cargándose en cada vuelta.

Sé que la intención de mi entrenador del día  era hacer algo más de lo que hicimos y que esperaba que mi capacidad fuese mayor de la que pudo comprobar después. Pero tras 3 series de 200 metros y 3 de 400 se dio por satisfecho, más ya no podía sacar.  Ahora sí entiendo lo del ejercicio aeróbico  y anaeróbico y he comprendido que la combinación  es perfecta para seguir avanzando y  aunque uno de los consejos del día  fuese mirar por la red algún plan de entrenamiento antes de lanzarme a las series, creo que la experiencia nos ha gustado tanto como para intentar repetirla cada cuanto.

Well, I have to thank  the colaboration of Sergio. He was my teacher last  day and I am very happy for that. I hope to count with you again. Than you very much

img-20161013-wa0002

 

Publicado en Día de entreno | Etiquetado , | 3 comentarios

Otra vez!!!!

Pues si, otra vez al suelo. ¡Menudo tortazo me he dado! No sé qué tiene ese tramo pero los tres hemos tropezado en el mismo sitio.Unos con mejor suerte que otros. El caso es que ocurrió al principio del entrenamiento y lo más inmediato fue pensar que me iba a casa a lavarme la herida, pero decidimos seguir hasta la fuente mas cercana y… ¡sorpresa! ¿Se puede saber a cuanto está el precio del cobre? porque no es muy normal que cada poco desaparezcan los caños de las fuentes que encontramos a lo largo del carril bici. Así que decidimos seguir y hacer el recorrido que ya teníamos pensado. El dolor no era problema, la herida no parecía que necesitase una cura urgente, tan solo era un rasguño algo feo, pero nada más. A mitad de camino encontraríamos otra fuente y confiaba en poder tener más suerte y poder encontrar agua allí. Sé que mis dos compañeros esperaban que escribiese algo relacionado con este accidental episodio y he de agradecer que los dos fuesen delante y ninguno viese la forma tan cómica con la que debí llegar al suelo, porque conociendo a esta pareja, estoy segura de que no me habría librado de alguna carcajada espontanea antes de poder levantarme y adquirir una postura lo mas decente posible dadas las circunstancias.

Mira que me digo a mi misma a veces que tengo que cambiar mis zancadas, hacerlas más amplias y levantar más los pies del suelo, pero es tremendamente complicado. Si te fijas en la gente que corre, te das cuenta que cada uno lleva su propio estilo. Hay gente con pasos largos y bien definidos que da envidia ver, pero hay otros con zancada corta, otros que parece que no corren pero avanzan a un ritmo que no puedes creer, otros que llevan los brazos pegados al cuerpo, dicen que para gustos los colores, yo digo que para variantes del running, el carril. Así que ya no lucho mucho por subir los pies del asfalto. Lo mismo es que mi estilo es mi estilo y no debo hacer nada por cambiarlo. Lo que está claro es que esta forma de correr tan mía me llevará a chocarme con cualquier piedra del camino y terminar de bruces en el suelo, y ya van dos.

Publicado en Día de entreno | Etiquetado , , | 6 comentarios

Hello !!!

Primera clase de inglés del nuevo curso. ¿Que qué tiene que ver esto con el running? absolutamente nada, excepto que robé el anglicismo para usarlo en mi nombre de bloguera, quizá más por moda que por otra cosa. Sonaba bien, como de profesional en la materia. ¡Ya ves, una principiante con nombre de corredora internacional!. El caso es que ya le di vueltas el año anterior y no lo llevé a cabo, y este año no me quedo con las ganas, cada entrada en el blog me arriesgaré a escribir una palabra, una frase, o todo un párrafo en inglés, aunque sé menos de inglés que de correr, que ya es decir.

De mis últimos entrenamientos destacar el aguacero tremendo que nos cayó el otro día cuando volvíamos. Comenzamos a correr con un cielo amenazador que daba miedo y, evidentemente, no nos libramos del chaparrón. Una pena no llevar el móvil a mano para poder haber tirado de imagen fotográfica,  era increíble como se podía predecir la que iba a caer. Llegamos a casa calados y eso que a mitad de camino y cuando mas llovía, paramos a refugiarnos bajo un árbol que no tardó en empaparse y dejar de ser el mejor refugio. Después de ese día otra vez calor, no es que haya hecho frío, ni mucho menos, pero la lluvia parecía que vaticinaba un cambio en el tiempo y en cambio volvemos a días de pantalón corto, aunque la temperatura ahora nos da margen para salir a cualquier hora, sin tener que buscar la noche para hacerlo. Ahora ya es habitual que seamos tres. y aunque parezca complicado, conseguimos ponernos de acuerdo para salir cada vez con más frecuencia y aumentamos días de salida, perfecto para lo que viene, porque últimamente, no paran de entrar e-mails con las carreras que ya se empiezan a cocer para este otoño-invierno y no vendrá mal estar preparados por si decidimos inscribirnos en alguna. Quizá la más próxima en nuestras expectativas sea la del barrio, para el mes de Noviembre. Me encantaría contar con la presencia de Rocío para realizarla, aunque ella llegue varios minutos antes que yo. ¡Menudo ritmo lleva, es toda una máquina!

Terminé mi última lectura. Esta vez probé con literatura relacionada de algún modo con el deporte que nos ocupa y la experiencia a hecho que empiece a trabajar para crear una pestañita con recomendaciones de libros que pueden interesar. Jose, ¡a currar!.  Adelanto que no serán libros para expertos en correr, sino lectura fresquita, fácil y para pasarlo bien.

0638_CUB_EnZapatillasALos40.indd

El libro del que os hablo se titula “En zapatillas a los 40”.Lo recomiendo. Se lee en un rato, pocas paginas, muchos consejitos para los que empiezan en esto y algún chascarrillo para que se nos dibuje una sonrisa a medida que leemos. Lo escriben entre dos escritores, cada uno tiene una forma de vivir y sentir el running. Tuve oportunidad de hablar con el editor, dudaba entre este y otro libro y, finalmente, me convenció para que empezase por este sin tenerlo que echar a cara o cruz.

Bueno, me voy cambiando que hoy hay quedada ranera.

It is a wonderful day for running today. So, beginning.

img_20160917_105117

 

 

 

Publicado en Día de descanso, Día de entreno | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario