Físico solo en la apariencia

Cada día que corro me doy cuenta de que el único físico que tengo es el de la apariencia. Ando desmotivada desde hace un tiempo y aunque oigo decir a los demás que fui capaz de correr 21 kilómetros, aún me pregunto como lo hice y cada día que salgo estoy más convencida de que aquello, más que una realidad, fue un sueño.

Puedo correr de dos maneras diferentes. Una es despreocupada, mirando a los lados, observando a la gente, disfrutando del color que da el sol si corro de día o de los matices de las luces que iluminan el recorrido si lo hago de noche. Cuando corro así el ritmo no es que no sea importante, es que no existe. Me da igual ir más lenta o más rápida. Pero cuando quiero superarme, cuando lo que deseo es hacerlo mejor que en la última jornada de entrenamiento, entonces me preocupa la postura, miro el reloj cada vez que hay que parar en un semáforo o hidratarse en una fuente, siento que mis fuerzas no acompañan a mis ganas y definitivamente acabo decepcionada. Cuando corro así, el disfrute es el que se queda en un segundo plano. Siempre pienso que encontraré un ritmo en el que me sienta bien, donde pueda disfrutar pero al mismo tiempo acabe mirando el resumen de la jornada con la sensación de haber hecho un buen trabajo. Pero ya llevo tiempo en esto y ese momento no termina de llegar. En vez de ir a mejor voy a peor. Sé que es una cuestión de entrenamiento. Cuando preparábamos la media corríamos más días y más distancia, y parecía que todo era posible, de hecho así fue, lo que era imposible se convirtió en realidad, así que ahora, que ya están cerca las primeras carreras de temporada, espero que cambie mi actitud, que podamos dedicar más tiempo a nuestra afición y que mi mente haga bien su trabajo tirando del resto de mi cuerpo.

Pronto llega la del barrio, la José Cano. Tan sólo quedan unos días y ahí estaremos. El año pasado lo pasé genial animando a desconocidos, pero este año dedicaremos la carrera a nuestra compañera y amiga, Rocío. Será su primera carrera e iremos con ella todo el trayecto. Al menos eso espero, porque con su zancada corta pero llena de ilusión y de ganas, suele dejarme atrás.

 

Anuncios

Acerca de mabelrunner

Corredora ocasional buscando llegar más lejos
Esta entrada fue publicada en Día de entreno, Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s