Otra al saco de las carreras

Día postcarrera. ¿Y qué pasa el día postcarrera? Subidón.

Se me olvida cual es la sensación en carrera, lo que me gusta compartir mi respiración forzada, mis gritos de animo, el sonido de mis pisadas con el del resto, se me olvida que me gusta, que me dan aliento en mis momentos complicados, que me dan fuerza y me reactivan.

Nervios la noche anterior. Sueños enredados con la preocupación de qué es lo que me deparará el recorrido, qué sentiré en mis 10 kilómetros, cómo llegaré, si acabaré satisfecha del esfuerzo del que no soy consciente mientras corro. Porque en carrera no hay reloj, en carrera sí me muevo por sensaciones, si puedo tiro y sino… también, o al menos lo intento.

Despertamos en un día lluvioso, el sol se fue hacia otra carrera el domingo, hacia otra que no estaba ni mucho menos cerca. Finalmente nos respetaron las nubes. En cuanto salí a la calle mi actitud fue positiva. Esta vez eramos tres los que salíamos desde el mismo portal para vivir la experiencia juntos. Pronto veíamos a los compañeros desconocidos del día, todo el mundo con sonrisas y expectativas y la música sonando al fondo que no sabes si te anima a correr o a ponerte a bailar. Un poco de trote para quitarnos el frío, algún selfie y nos colocamos en la salida, evidentemente no muy cerca del arco para no molestar a los grandes, a los que se miden con una vara que no es la nuestra. Se oye el pistoletazo de salida y al momento nos vemos corriendo. No pensar, no pensar.

Empezamos cuesta abajo. Eso siempre ayuda, cogemos ritmo enseguida, nos buscamos hueco y tiramos para adelante. Decido no mirar atrás, sé que mi compañera me seguirá, estoy convencida de que hará una carrera estupenda, sé que puede. Delante, como siempre, el que más confía en mí, mi guía, el que más me aguanta antes de la carrera, al que más hago sufrir con mis miedos.

No llevamos dos kilómetros cuando aparecen las primeras manos amigas, pequeñas manos que hacen que corramos con una sonrisa, con la responsabilidad de llegar a meta para volver a verlos allí.

El recorrido no es difícil, lo visualizo en mi mente, sé donde debo dejarme caer y ahorrar energía para gastarla en las subidas. Enfilamos Arcentales y enseguida vemos a los primeros de carrera que ya van en sentido contrario. Es una maravilla verles correr, ¿o acaso vuelan?

Kilómetro 6. Mi guía mira hacia atrás, nos busca con la mirada, sabe que vamos bien, pero también que empieza subida y mi ritmo sera más lento. Durante otro kilómetro más vigila, está pendiente, como siempre, pero le veo desde más lejos cada vez, noto su zancada más larga, más dinámica, más alegre, sé que se aleja y me gusta, quiero que viva su ritmo durante los siguientes kilómetros y sé que estará en meta. Concentro mis fuerzas en seguir corriendo hacia arriba, noto mis piernas más lentas pero enseguida veo el final de la cuesta y entonces recupero, mi cuerpo va bien, mis piernas vuelven a ser mías, me animo mentalmente, en voz baja. Y, casi sin darme cuenta empezamos a bajar, tramo solitario, solo el sonido de los corredores, el de los pies golpeando el asfalto, las respiraciones de los demás y la mía propia. Silencio que rompo intentando dar color al tramo, intentando sacar fuerzas para mí y para el que este cerca y lo necesite. Sé que no queda mucho y sé que llego, no sé si bien o mal pero me siento fenomenal.

Y entonces vuelvo a oír voces que gritan mi nombre. Esa niña que siempre sabe como animar, que me dice que ya llego, palmeo su mano y la del pequeño Samuel y ya veo el arco de entrada.

Entro en meta. Otra carrera hecha, otra meta alcanzada. Otra marca que apuntar en mi historial.

¿Como voy a dejar de correr? Imposible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Acerca de mabelrunner

Corredora ocasional buscando llegar más lejos
Esta entrada fue publicada en Carreras populares y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Otra al saco de las carreras

  1. Sergio Albarrán Lázaro dijo:

    Tu personal trainer está orgulloso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s