La liebre y la tortuga

El otro día cambiamos el entrenamiento, abandonamos las rutas a ritmo constante y nos atrevimos con unas series. Tuvimos la gran suerte de poder contar con alguien que sabe de esto y compartimos una tarde lluviosa en una pista de atletismo.

He aprendido varias cosas con este entrenamiento. Una de ellas es que las personas no somos iguales. En principio todos tenemos dos piernas, dos brazos, un corazón, dos pulmones … Pero hoy comprobé que hay poco de cierto en todo esto. Yo sigo el prototipo normal,  pero hay gente q lo incumple completamente. Mi entrenador del otro día corría como si tuviese 6 piernas, respiraba como si llevase cuatro pulmones, pisaba sin talón  y era ligero como el viento. Definitivamente yo soy tortuga, me pesaba el cuerpo como si llevase una casa acuestas y mi zancada era tan corta como seria la del reptil. Sé que no me convertiré nunca en una gran corredora pero lo que si que puedo hacer es ser perseverante y aunque algunas veces, más de las que quisiera, me rindo y acabo el entrenamiento bastante poco satisfecha tengo la intención de ser cabezota con esto e ir superándome aunque sea poco a poco,mientras esa superación llega me limitaré a pasarlo bien  con todo esto.

Cuando Sergio empezó a explicarnos lo que íbamos a hacer me costaba entenderlo, era como escuchar chino mandarín. La medida de tiempo y distancia habitual en la que me muevo cambiaba y eso me descolocaba. ¡Menuda osadía meterme en entrenamientos profesionales! sobre todo porque mi ritmo es lento y las series deberían venir más tarde, cuando el ritmo fuese algo más rápido. Pero no avanzo, me he quedado estancada y me gustaría poder aumentar algo la velocidad.

A partir de ahora y durante el invierno, llegaran carreras que se repetirán de años anteriores, y es imposible no pensar en el tiempo en el que las hicimos y no pretender superarme a mi misma.  De todas formas, no se trata sólo de ganar velocidad, eso espero que sea el resultado final, sino de cambiar la forma de entrenar y hacer algún día algo diferente.

Compaginar series, farlek o cuestas puede hacer el entrenamiento mas ameno y romper con la rutina. La verdad es que me ha encantado lo que hemos hecho. Muchos consejos por parte de mi “personal trainer” del día. Zancada larga, apoyar menos el talón, intentar respirar mejor … parece fácil, pero no lo es. Ya seguir el ritmo suponía lanzar la zancada más allá de lo habitual para mí y, aunque al principio empecé con muchas ganas y con mucha motivación, a medida que pasaba el tiempo me creía morir y acabar los cien o doscientos metros parecía la tarea mas complicada del mundo. El ritmo era una locura, correr al lado de  Sergio sin perderle la pisada no era fácil y al momento comprendí que el entrenamiento seria duro . Poca distancia de carrera  rápida, mínimo descanso entre serie y serie y vuelta a empezar, con el corazón acelerado aún y las piernas cargándose en cada vuelta.

Sé que la intención de mi entrenador del día  era hacer algo más de lo que hicimos y que esperaba que mi capacidad fuese mayor de la que pudo comprobar después. Pero tras 3 series de 200 metros y 3 de 400 se dio por satisfecho, más ya no podía sacar.  Ahora sí entiendo lo del ejercicio aeróbico  y anaeróbico y he comprendido que la combinación  es perfecta para seguir avanzando y  aunque uno de los consejos del día  fuese mirar por la red algún plan de entrenamiento antes de lanzarme a las series, creo que la experiencia nos ha gustado tanto como para intentar repetirla cada cuanto.

Well, I have to thank  the colaboration of Sergio. He was my teacher last  day and I am very happy for that. I hope to count with you again. Than you very much

img-20161013-wa0002

 

Anuncios

Acerca de mabelrunner

Corredora ocasional buscando llegar más lejos
Esta entrada fue publicada en Día de entreno y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La liebre y la tortuga

  1. Rocío Tolbaños Yagüe dijo:

    Duro, duro, pero estoy convencida que más pronto que tarde, podrás, será por tiempo, no saben las series con quien han dado, jeje. Querer es poder😜

    Me gusta

  2. Sergio Albarrán Lázaro dijo:

    Jajajajajajajaaj… Cualquiera que lo lea creerá que conoces a un atleta. A mí me pasa lo mismo viendo a gente correr: piso mal, no levanto la cadera, no respiro y la zancada parece de bebé… en fin.
    Esto es lento y tú, perseverante. Encontrarás el camino y si no, da igual, no empezaste buscando caminos sino cogiéndolos para correr por ellos.

    Ánimo y besos para las dos, que os esforzasteis mucho. Un placer compartir carreras y agua.

    Me gusta

  3. Inma dijo:

    Hello,muy buena la publicación,eres una máquina.. Si un día me da por correr, tu seras la liebre…. Yo la tortuga.. Un besote

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s